Artículos

ENTREVISTA | Relic: Herencia Maldita | El horror de una identidad fantasma

Hablamos con la directora y actriz del filme de horror que sacudió Sundance el año pasado sobre el terror de las enfermedades hereditarias.

Cada vez más, las películas de horror se alejan de los slashers o las posesiones demoníacas o fantasmales que durante tantos años nos aceleraron el pulso. Los grandes títulos de horror de la década pasada, como El Legado del Diablo - 96%, The Babadook - 98%, La Bruja - 91% o Está Detrás de Ti - 97%, se preocupan más bien por usar lo sobrenatural como una extensión lo complicadas y aterradoras que pueden ser las relaciones interpersonales. La tendencia continúa, y de una forma excepcional, en Relic: Herencia Maldita - 91%, filme sobre el que pudimos platicar con su directora Natalie Erika James y una de sus protagonistas Bella Heathcote.

No te pierdas: RESEÑA | Relic: Herencia Maldita | El terror a la pérdida

En Relic: Herencia Maldita, Kay (Emily Mortimer) recibe la noticia de que Edna (Robyn Nevin), su madre, ha desaparecido de su hogar sin dejar rastro. Alarmada, decide viajar hacia allá en su búsqueda con su hija Sam (Heathcote). Tras unos días sin resultados, la abuela aparece de nuevo en su casa aparentemente a salvo, pero con una extraña herida en el pecho. El alivio de su hija y nieta dura poco cuando empieza a exhibir un comportamiento extraño e incluso violento al mismo tiempo que un misterioso moho negro se hace cada vez más presente en la casa.

Sobre el uso del horror para contar una historia arraigada en algo tan difícil y real como las enfermedades mentales, Heathcote considera que ofrece una forma de facilitar al espectador ponerse en los zapatos del personaje, pero también el de experimentar ese particular horror de una forma menos directa. Algo así como una distancia perfecta:

Supongo que para mí los elementos de horror ofrecen una clase de amortiguador ante el horror de alzheimer y la demencia y la experiencia de duelo. Es como estar en un juego mecánico, te deja experimentar las cosas que le están pasando a estos personajes con una cierta distancia. No es un drama preciso sobre el alzheimer, lo que creo hubiera sido más directo.

El filme australiano debutó con gran recepción en Sundance a principios de 2020. Esa misma respuesta se replicó y no en vano conforme pudo estrenar durante la pandemia en distintos mercados. La manera en la que James, que debuta como directora de largometrajes, construyó una alegoría aterradora sobre las enfermedades degenerativas de la mente, como el alzheimer o la demencia, sorprenderá a todo el que decida darle la oportunidad por lo efectivo de sus sustos y lo emocional del viaje de estos personajes.

Relic: Herencia Maldita - 91% es producto de la experiencia personal de James con su abuela, quien padecía alzheimer y surge de un viaje en el que, durante su visita, por primera vez fue desconocida por ella. Tomó cuatro años, desde ese momento, el comenzar con la producción del filme que destaca, entre muchas otras cosas, por el trabajo actoral de Nevin, Heathcote y Mortimer. Y fue justo el trabajar con estas actrices, en un proyecto que dependía tanto en los personajes, uno de los aspectos que más nerviosa hizo a James cuando empezó su ópera prima:

Trabajar con ellas fue maravilloso realmente. Era uno de mis mayores miedos, al dirigir un largometraje, el tener que dar el paso y trabajar con actores que tienen mucha más experiencia que yo. Pero realmente fue una experiencia colaborativa y ellas confiaron en mí y jamás me sentí como primeriza, lo que fue genial. Se los agradezco mucho.

Te recomendamos: Las mejores películas independientes de terror

Nevin, la actriz australiana que interpreta a Edna, es una leyenda, como bien reconocen James y Heathcote, de la profesión en Australia. Su maestría sobre el arte es evidente en este filme, en el que tiene que hacer un papel tan polifacético como el de una mujer que está perdiendo su identidad. Ya se trate de escenas en las que debe ser vulnerable, ambigua o aterradoramente agresiva, da en el clavo en cada situación. Tan es así que igualmente Heathcone nos contó que trabajar junto a ella fue una experiencia soñada y de la que aprendió mucho:

Es extraordinaria. Robyn era quien me aterraba, porque fue una de las primeras, sino es que la primera directora de la Compañía de Teatro de Sidney. Ha estado en la escena teatral y de cine y televisión por tantos años que toda mi carrera crecí viéndola actuar. Tiene una presencia formidable y es increíble trabajar con ella. En escenas, siento que aprendí mucho de ella, de la forma en la que trabaja. Y parece que le resulta muy fácil, ¿sabes? Hacíamos prensa con ella y decía cosas como ‘lo saqué del libreto’. No parecía que tuviera que hacer un esfuerzo excesivo o demasiada investigación. Tiene instintos muy agudos.

La conjugación entre actrices más experimentadas y una visionaria directora con una muy clara idea de la historia que quería contar rindió frutos. Para Heathcone, esa claridad y precisión es algo que destaca en la forma de trabajar de James, quien además de siempre ser respetuosa, encontraba la forma de elevar las interpretaciones del elenco:

Es extraordinaria. Se volvió mi heroína luego de este proyecto. Ella dice que fui la que más la consultó de todas las actrices. Tenía preocupaciones porque el material es tan pesado. Ella simplemente es extraordinaria, sabía exactamente lo que quería, sabía cómo conseguirlo, sabía cómo manejar al equipo, cómo dirigir a los actores. Cada vez que la veía darle notas a las otras actrices del filme, que son ambas extraordinarias, lo acababan haciendo mejor. Sus ideas eran fantásticas.

Mucho se ha dicho sobre este sentido alegórico al centro de Relic. Pero otra de las subtramas que más provocan reflexión dentro de la cinta es la forma en la que los personajes de Sam y Kay difieren en cómo ayudar a la abuela. Mientras que la madre piensa que es mejor ponerla en un hogar asistido, la nieta cree que lo mejor es que ambas se muden con ella para cuidarla personalmente. Sobre si estas diferencias tienen que ver con la forma en la que diferentes generaciones reaccionan o se acercan a las enfermedades mentales, Heathcone nos dijo lo siguiente:

Imagino que eso es parte de ello, pero siento que también la relación entre madre e hija es más complicada, particularmente en esta película, que la hay entre abuela y nieta. Si lo piensas, tus abuelos son los que te pueden consentir, pero son quienes tienen que disciplinar a sus hijos. Y vemos esa tensión entre Edna y Kay y lo mismo entre Kay y Sam. Edna y Sam tienen una relación mucho más amable, la relación abuela y nieta es mucho más relajada.

Una respuesta muy similar tiene James para la misma pregunta. Para ella era importante añadir esa discusión, sobre la forma en la que lidiamos con los adultos mayores enfermos, en la película, pero duda que los factores que llevan a esas decisiones dependen únicamente de una cuestión generacional:

Sí, creo que fue una decisión consciente [el plantear la discusión sobre el cuidado]. En esencia, empiezan con opiniones opuestas en el tema y al final se intercambian y acaban en el lugar opuesto. Pero creo que sí hay, en mi caso, una diferencia de responsabilidad porque ser la nieta y tener una abuela con alzheimer, el peso de esa decisión y qué hacer no es de la nieta tanto como de la madre. Creo que inherentemente son formas diferentes de abordarlo. No generalizaría y diría que es lo que cada generación piensa, pero quería darle un matiz a las opiniones sobre qué hacer.

A partir de este momento, hablaremos sobre spoilers. Si no han visto la película y prefieren no destriparse las sorpresas, es momento de abandonar la lectura. Recuerden que la película ya está en cines y que pueden regresar aquí después de verla para discutir sobre el final,

El final de Relic: Herencia Maldita - 91% podría considerarse el último clavo en el ataúd. Si hasta ese momento no quisieron esconderse debajo de su piel de la atmósfera y las implicaciones de la pérdida de la identidad de un ser querido que la película presenta, los segundos finales cuando Sam descubre que su madre ha comenzado a exhibir los síntomas de su abuela, al desarrollar una mancha negra, seguramente les dejarán helada la sangre.

¿Qué pasa por la mente del personaje en ese momento y por qué resulta tan efectivo para mostrar otra particularidad que hace tan aterradoras este tipo de enfermedades? Esto nos respondió Heathcote sobre el desenlace:

Es curioso, inmediatamente me pongo emocional, porque pienso en enfermedades hereditarias en mi familia y en la ‘mancha’ metafórica de mi propia vida. Creo que es un momento en el que lo vemos y pensamos que quizá podemos ignorarlo, quizá no es algo importante, quizá no es tan malo como imaginamos. Pero luego caes en el horror de la realidad que eso podría representar para mi madre y para mí. En ese momento inicial, creo que es negación, sorpresa, miedo. Probablemente las siete etapas del duelo.

El desenlace, nos revela James, siempre fue así de crudo desde que la directora y guionista concibieron la película. Para ella, el final se debe proponer esa cuestión, sobre cómo lidiar con un ser querido que tiene tal padecimiento, y hacerla cercana al espectador:

Sí, como dije antes, el sentido de compasión era muy importante para nosotros. El construir un sentido de empatía con Edna y cómo termina. Lo que era la clave para nosotros es que su transición llevara el horror y lo que fuera aterrador y la forma en la que actúa fuera similar a las personas que tienen alzheimer, en cómo pueden parecer fuera de sí o pueden ser agresivas. Pero al final del día, siguen siendo ellos y es más bien una pregunta de cómo estar ahí para ellos. Eso era central para mí.

Relic: Herencia Maldita - 91% estará disponible en cines desde el 8 de abril.

Continúa leyendo: Relic podría ser mejor película que El Legado del Diablo por una buena razón

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos