Artículos

Cómo el Joven Manos de Tijera se convirtió en un ícono de las personas discapacitadas

La película de Tim Burton promueve la conversación y desafía la forma en que las personas piensan gracias a la historia de un hombre extremadamente gentil que lucha contra la adversidad.

Antes de que Tim Burton se hiciera conocido por ser el cerebro detrás de El Extraño Mundo de Jack - 94%, que lo lanzó a la notoriedad como un chico (y adulto) gótico durante las próximas décadas, concibió y dirigió una película diferente, oscura y conmovedora sobre un hombre extraordinariamente gentil. El Joven Manos de Tijera - 91% es la historia agridulce de Edward (Johnny Depp), un hombre creado por un inventor anciano que muere antes de que pueda terminar su trabajo. Edward se queda con unas tijeras en lugar de las manos que debía haber tenido, lo que le impide llevar una vida normal.

No te lo pierdas: Tim Burton: sus mejores películas según la crítica

Cuando la intrépida vendedora de Avon llamada Peg Boggs descubre a Edward solo en una mansión gigante y espeluznante sobre su pequeña ciudad suburbana, ella lo saca de su escondite y hace todo lo posible por presentarlo en su comunidad. Quizás no hay que volver a recordarlo, pero la película se convirtió en un clásico a pesar de lo desgarradora que es, y desde su estreno ha atraído a espectadores de todas las edades durante varias décadas. Es probable que los niños que la vieron en su estreno en 1990 obtengan una visión diferente de ella cuando sean adultos, y los niños de hoy probablemente se perderán algunos de los temas o referencias más conmovedores de la película.

Pero esto solo significa que siempre tendrán algo que ganar al volver a ver esta película atemporal sobre identidad, amor y sacrificio. Sin embargo, esa no es la única lectura que se puede sacar de este icónico personaje de la filmografía de Tim Burton. Cuando Peg Boggs entra en el castillo. Ella, una representante de Avon y madre de dos hijos, abre la enorme puerta, llega a la cima y encuentra a Edward encogido en una esquina. Después de lograr convencerlo de salir, ella le muestra que no tiene motivos para temerle. Peg es cálida, compasiva y gentil. Está preparada para demostrarle a Edward que puede tener una vida maravillosa, con una familia y una comunidad solidaria. Por eso lo invita a vivir con los suyos, en la ciudad situada cerca del castillo.

Su intención es la de curarlo de la soledad y ayudar a ocultar sus cicatrices. El primer padre de Edward, su creador, le enseña el valor de la etiqueta, la poesía y el humor. Su segundo padre, el esposo de Peg, trata de ayudarlo a iniciar un negocio y le dice que no hay de qué preocuparse porque su talento y reputación le será fácil. Pero sin un crédito establecido o un historial laboral todo es más complicado. El protagonista intenta tener éxito y encajar, pero se encuentra atrapado por numerosas barreras y desafíos.

Te recomendamos: Tim Burton y sus proyectos frustrados que nos hubiera gustado ver

A lo largo de la película, vemos a Edward luchar debido a su discapacidad. Le cuesta comer, dormir y vestirse. Todos lo miran como un bicho raro y la gente se maravilla de lo que puede y no puede hacer. Antes de que Edward conozca a Kim, ve fotos de ella y se enamora de inmediato, pero ella tiene una relación con Jim, que proviene de una familia adinerada. Muchas personas en la ciudad, incluida la madre de Kim, sienten envidia de los padres de Jim y su riqueza. Sin embargo, como alguien con tremendo poder y privilegio, Jim logró manipular y envenenar a su comunidad. Fue el primero en enmarcar a Edward como un peligro para la sociedad. Nadie pudo detenerlo, y lo peor es que nadie podía proteger a Edward. Nadie entendió las luchas de Edward y llegó un momento en el que demostró su frustración ya que no sabía qué hacer para que dejaran de menospreciarlo.

Esa es una muestra de cómo el personaje ha sido rechazado por la sociedad y vive aislado hasta que una persona siente algo de empatía por él y le da la bienvenida a su vida. El Edward de Johnny Depp no ​​solo representa la agonía de intentar encajar, sino que también lucha por hacerlo debido a una diferencia visual. A veces, Edward usa las tijeras a su favor, pero en otros momentos le hacen dañar a las personas sin darse cuenta. La mayoría de la gente de la ciudad lo juzga con dureza y solo lo trata bien cuando puede usarlo en su beneficio. Burton a menudo se centra en personajes adorables pero incomprendidos, y Edward es el ejemplo perfecto de esto.

Mucha gente puede identificarse con un personaje que ha sido marginado, pero quizás la mejor parte de Edward es que logra las cosas debido a sus diferencias, más que a pesar de ellas y eso lo ha llevado a convertirse en un ícono para las personas con discapacidades, no solo por la visibilidad que les otorga, sino porque es una representación positiva con la que se pueden identificar. El Joven Manos de Tijera es una película que suele proyectarse en eventos sobre este tema y no fue la excepción en una de las ediciones del festival de cine Reel Abilities, que se enfoca en las películas de, o sobre, personas con discapacidades. La guionista Caroline Thompson (El Extraño Mundo de Jack - 94%, El cadáver de la novia - 83%), contó en un panel que le sorprendió enterarse de que esta película, y su protagonista, son amados por celebrar la diversidad de la experiencia humana (vía Insider).

Esto fue lo que comentó en aquella ocasión:

No me di cuenta del ícono que es Edward para la comunidad de discapacitados y de cuánta confianza, comodidad y claridad sobre sí mismos dio a muchas personas. Cuando me di cuenta de la importancia de Edward comencé a llorar. ¿Qué tan conmovedor puede ser eso? Las personas que están sufriendo una alteridad que es tan visual, y otras personas son tan crueles, haber sido un apoyo para ellos fue un sentimiento hermoso.

Tiene mucho sentido que El Joven Manos de Tijera - 91% sea uno de los clásicos de Tim Burton. Las mejores películas poseen la capacidad de tender la mano y conectarse con las personas del público, contando historias que les permiten saber que no están solos. Una buena película también promueve la conversación y desafía la forma en que las personas piensan y actúan, especialmente hacia quienes son diferentes a ellos. Esta película cuenta una historia tan atemporal, que siempre hay nuevos descubrimientos que hacer al respecto, incluso por sus propios creadores.

Continúa leyendo: Cómo Batman, de Tim Burton, cambió a Hollywood y el cine de superhéroes

Comentarios

  • Tomatazos (2)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos